domingo, junio 21, 2009




Al principio fue la palabra,
el gesto,
la mirada caliente,
las manos quietas dibujando sombras,
marcando límites,
moldeándote.
Luego,
te miré como a un hijo
que se amamanta de sueños.
Te echaste a andar
por fin solo,
en un vuelo acrobático y mío.

Naces de mí
y a mí vuelves;
me remontas río arriba
para fecundar sin remedio
los días que te habito.


(La mirada de Astarté, Ed. Espiral Maior, 2007)



Imagen: Roy Stuart


3 Comments:

Blogger atikus dice...

Tengo que buscar un remo para navegar ;)

1:33 p. m.  
Blogger LOLA GRACIA dice...

Siempre niños en nuestros brazos. No importa los años que tengan.

11:14 p. m.  
Blogger Landahlauts dice...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:29 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home